Manipulación de óvulos en ART

De Bioeticawiki

El óvulo[editar | editar código]

El óvulo es una célula que se encuentra en el organismo de la mujer y que participa fundamentalmente en la fecundación: cada uno contiene veintitrés cromosomas, uno de ellos determinante del sexo; y que producida la fecundación desaparece como tal, y comienza un nuevo organismo. En condiciones normales el óvulo se encuentra disponible una vez, cada mes.[1]

Es necesario conocer el proceso de maduración de los óvulos porque sobre ese proceso es donde actúa la técnica con diversos objetivos, normalmente, obtener más óvulos de los que se obtendrían normalmente.

Maduración de los óvulos[editar | editar código]

La mujer durante toda su vida fértil, solo unos 300 de sus folículos maduran para producir óvulos maduros listos para la fertilización.[2]

En cuanto a la maduración del gameto femenino, los principales actores a tener en cuenta son los folículos y los óvulos inmaduros u ovocitos primarios. Una mujer adulta tiene una gran cantidad de folículos en sus ovarios, en diferentes etapas evolutivas. Por otra parte, y durante toda su vida fértil, solo unos 300 de estos folículos maduran para producir óvulos maduros listos para la fertilización

Al comienzo de cada ciclo menstrual, los folículos ováricos aún son inmaduros.

  1. Un número variable de ellos comienza su desarrollo, pasando a la etapa primordial, y todos contienen un ovocito de primer orden en su interior.
  2. Uno de estos folículos se volverá dominante y completará la maduración.
  3. Liberará el óvulo a través del proceso de ovulación, (Este folículo maduro se llama folículo de Graaf).
  4. Los otros folículos primarios, cuyo crecimiento fue detenido, se someten a un proceso de degeneración llamado atresia.
  5. Una vez que el óvulo se ha liberado en las trompas de Falopio, el folículo que lo contiene se degenera en el llamado cuerpo lúteo (una estructura que desempeña un papel esencial en el mantenimiento del embarazo).

La "ovulación", por lo tanto, se refiere a la liberación de un óvulo maduro en las trompas de Falopio a través de la ruptura del folículo dominante o de Graaf, después de una maduración adecuadamente coordinada y controlada de la foliculogénesis y la ovogénesis.

Las principales hormonas que entran en juego cuando se aplican los protocolos de Estimulación Ovárica son:

  • La hormona foliculoestimulante (FSH).
  • La hormona luteinizante (LH).
  • La progesterona.
  • El estrógeno.

Hormonas que intervienen[editar | editar código]

Hormona Folículo estimulante (FSH)[editar | editar código]

Es responsable de estimular el desarrollo de un grupo de folículos inmaduros. Al comienzo del ciclo, durante la menstruación, los niveles inicialmente bajos de FSH comienzan a aumentar y, una vez que se alcanza el nivel umbral, estimula el desarrollo de los folículos más sensibles dentro del ovario.

Luego se produce un pico de FSH en el torrente sanguíneo y, a medida que cae, el folículo con la mayor capacidad para responder a esta hormona (la dominante) continúa su desarrollo y alcanza la etapa del folículo de Graaf, mientras que los folículos restantes que comenzaron a desarrollarse en ese ciclo se estrechan o cierran.

Hormona luteinizante (LH)[editar | editar código]

El aumento de esta hormona se desencadena por un aumento de estrógeno en la sangre. Los folículos maduros, y especialmente el folículo dominante, producen este estrógeno en grandes cantidades. La elevación del estrógeno en consecuencia estimula la liberación de la glándula pituitaria de una cantidad masiva de LH.

Esta segunda hormona inicia el comienzo del proceso de ovulación fomentando la ruptura del folículo, aproximadamente 36 horas después del comienzo de esta onda, o 17 horas después de su pico. El óvulo luego se libera a las trompas de Falopio, donde puede ser fecundado. Al mismo tiempo, el folículo se convierte en cuerpo lúteo.

Progesterona[editar | editar código]

La progesterona también es una hormona vital para el desarrollo fetal adecuado y evita la contracción muscular hasta el parto.[3]

La progesterona es una hormona producida por el cuerpo lúteo, que prepara el útero materno para una posible anidación o implantación embrionaria, al aumentar el flujo sanguíneo al útero y estimular el endometrio para que crezca y prepare la placenta.

Esta fase se llama fase secretora o postovulatoria del endometrio.

Estrógeno[editar | editar código]

El estrógeno estimula el crecimiento de la capa endometrial a nivel uterino en la llamada fase preovulatoria o proliferativa del endometrio. También permite que la progesterona lleve a cabo sus funciones (ambas hormonas están estrechamente relacionadas) y es responsable de mantener y controlar el equilibrio hormonal, estimulando el crecimiento y la función correcta de la placenta. Finalmente, es vital para el desarrollo del órgano fetal.

Protocolos de Estimulación Ovárica (OS)[editar | editar código]

Se debe tener en cuenta que, para que se puedan llevar a cabo las técnicas de fecundación artificial y se produzca la fertilización, debe garantizarse la ovulación, lo que permite controlar el encuentro entre el gameto masculino y el femenino.

El propósito de los protocolos del sistema operativo es orquestar y controlar la maduración y la recolección de un óvulo para su posterior fertilización programada.

La Inducción de la Ovulación[editar | editar código]

Al comprobarse que el crecimiento de los folículos es el adecuado, se desencadena la ovulación y se programa el coito o la inseminación artificial 36 horas después.[4]

Es un proceso hormonal, que tiene como objetivo liberar el óvulo del folículo de Graaf en las trompas de Falopio cuando hay espermatozoides, de manera precisa y controlada (después del coito programado o dentro de una IA). Para lograr esto, se puede:

  • Inducir la ovulación con medicamentos, lo que produce un aumento de los niveles de LH, con el conocimiento de que entre 17 y 36 horas (aproximadamente).
  • Después de su elevación y pico, respectivamente, se produce la liberación de óvulos.
  • Para lograr un pico de LH, los profesionales médicos generalmente recetan citrato de clomifeno (CC) y letrozol (que están involucrados en la Hiperestimulación de la Ovulación).

La Hiperestimulación de la Ovulación[editar | editar código]

Bajo una estimulación ovárica controlada, se producirán múltiples folículos ováricos.[5]

Es otro proceso hormonal, cuyo objetivo es obtener óvulos más maduros por ciclo. Su inducción y función son complementarias a Inducción de la Ovulación.

Como se mencionó, en cada ciclo menstrual:

  • Se estimula para alcanzar el pico de FSH (y el desencadenante que proporciona su caída correspondiente).
  • Un solo folículo inmaduro alcanza la etapa de folículo dominante (o folículo de Graaf).
  • El óvulo ubicado dentro de ese folículo se libera a las Trompas de Falopio.
  • Por lo tanto, para obtener más de un óvulo por ciclo, varios folículos deben alcanzar la etapa de folículo dominante. Para esto, los médicos recetan medicamentos que promueven varios picos de FSH, hiperestimulando muchos folículos para desarrollar y alcanzar, de manera controlada, la etapa madura.

Después de la fertilización[editar | editar código]

El endometrio sufre una transformación (engrosamiento, vascularización y secreción mucosa), que es necesaria para alojar el embrión y apoyar su desarrollo.

Una de las principales hormonas involucradas en este proceso es la progesterona; por lo tanto, la progesterona sintética se prescribe para:

  • Aumentar los niveles de progesterona.
  • Promover la maduración del endometrio.

Esta hormona se administra durante aproximadamente 2 semanas después de la inseminación y hasta la prueba de gonadotropina coriónica humana (hCG): la hormona que indica una implantación exitosa.

Es importante notar que, entre los diferentes medicamentos de hiperestimulación mencionados, existen diferentes protocolos de OS, como la estimulación mínima, donde se busca la maduración de dos óvulos, o la estimulación convencional, que está destinada a obtener más de 10 óvulos[6].

Efectos de los protocolos en la Estimulación Ovárica[editar | editar código]

Avances en embriología y biología del desarrollo han arrojado luz sobre el posible impacto de AIH en la fisiología, la maduración y la interacción de los gametos.[2]

Según demuestran varios estudios, el proceso hormonal inducido podría afectar el desarrollo orgánico del gameto femenino, así como la fisiología femenina.

Citrato de clomifeno (CC)[editar | editar código]

Varios investigadores en el tema como Valdes Morales concuerdan que el CC puede afectar la maduración endometrial, dificultando la implantación posterior[7].

El uso de CC se asocia con riesgos de salud significativamente elevados para cualquier niño resultante, entre los que se incluyen un defecto septal del corazón, coartación de la aorta, craneosinostosis, onfalocele, anencefalia, atresia esofágica, malformación de Dandy-Walker, defecto del tabique del músculo ventricular, y extrofia cloacal, corrobora Reefhuis junto a algunos de sus colegas[8].

Progesterona[editar | editar código]

Hargreave afirma que dicha hormona se asocia con un aumento muy significativo de las anomalías en los niños resultantes. La progesterona, que se administra a la mujer hasta que se detecta la hormona hCG (un indicador de implantación), se asocia con un aumento significativo en el riesgo de enfermedades como leucemia, leucemia linfocítica aguda y tumores del sistema nervioso simpático[9].

Gonadotropinas (FSH / LH, por separado o combinadas)[editar | editar código]

Asegura Hargreave que, existe evidencia de que las gonadotropinas se correlacionan con un aumento significativo en el riesgo de tumores en el sistema nervioso simpático[9].

Agonistas / Antagonistas de GnRH[editar | editar código]

Un estudio realizado por Hargreave, trata sobre la posibilidad de aumentar el riesgo de patologías asociadas al afectar y modificar la regulación hormonal natural. Por ejemplo, los tumores en el sistema nervioso simpático se han asociado con el uso de estos medicamentos[9].

Otras voces[editar | editar código]

Referencias[editar | editar código]

  1. Castilla de Cortázar Larrea, Inma (28 de enero de 2009). «Bioprotección: de la ciencia a la conciencia». CEO Ediciones (Madrid). Consultado el 23 de junio de 2020. 
  2. 2,0 2,1 Fernández, Yolanda. Efectos secundarios de las técnicas de reproducción asistida La naprotecnología como alternativa. UCAM online university. 
  3. «Pauta de tratamiento para conseguir la ovulación en SOP». 
  4. «Pauta de tratamiento para conseguir la ovulación en SOP». 
  5. «Un número elevado de folículos ováricos aumenta el riesgo de SHO». 
  6. Allahbadia, Gautam N.; Morimoto, Yoshiharu (2016). Ovarian Stimulation Protocols. Springer. p. 144. ISBN 8132211219. 
  7. Valdez Morales, F.J; Vital Reyes, V.S.; Hinojosa Cruz, J.C.; Cerbón, M. (2014). «Funcionalidad y cambios endometriales asociados con la inducción de ovulación con citrato de clomifeno y FSH recombinante en mujeres con infertilidad». Ginecol Obstet Mex 82 (2): 143 - 153. Consultado el 24 junio 2020. 
  8. Reefhuis, J.; Honein, M.A.; Schieve, L.A; Rasmussen, S.A. (2011). «Use of Clomiphene Citrate and Birth Defects, National Birth Defects Prevention Study, 1997-2005». Hum Reprod. 26 (2): 451 - 457. PMID 21112952. doi:10.1093/humrep/deq313. Consultado el 24 junio 2020. 
  9. 9,0 9,1 9,2 Hargreave, M.; Jensen, A.; Nielsen, T.S.; Colov, E.P.; Andersen, K.K.; Pinborg, A. (2015). «Maternal use of fertility drugs and risk of cancer in children‐‐a nationwide population‐based cohort study in Denmark». International Journal of Cancer 136 (8): 1931‐9. PMID 25257918. doi:10.1002/ijc.29235. Consultado el 24 junio 2020.